ERTE Y CRISIS DEL CORONAVIRUS

Erte y crisis del Coronavirus

¿Y luego qué?,

Es evidente que los ERTEs no son el Bálsamo de Fierabrás, podríamos decir, que es la solución menos mala para adoptar en estos momentos, o como vulgarmente se conoce a este tipo de acciones “es una patada hacia delante”.

Desgraciadamente el “balón”, para los ERTES presentados en este mes de marzo (más de 200.000), no va a llegar allá del mes de septiembre, por lo que, llegada estas fechas, empresas y autónomos, se verán obligados a rehabilitar los contratos de trabajo.

Con el hándicap añadido que ningún trabajador afectado, podrá ser despedido hasta transcurridos seis meses de la finalización del ERTE.

 

 

Es evidente que esta alarma sanitaria durará varios meses, nadie sabe cuántos, pero tras controlar la pandemia tendremos que volver a la realidad económica y está claro que las empresas y autónomos dedicados a los alojamientos turísticos, no van a poder asumir las actuales plantillas, con una previsión de bajísimas ocupaciones calculadas para momentos de auge.

Es opinión generalizada que la solicitud de ERTE no es la única vía posible para el mantenimiento temporal de las PYMES y autónomos del sector, pero como decía anteriormente es la menos mala.

 

 

Pero una vez tomada conciencia de la cantidad de ERTEs presentados, de la cantidad de trabajadores a los que afecta y del brutal impacto que esta Crisis va a producir en la economía española, creo que es el momento en que el gobierno, para no quedarse atrás y una vez encaminada la crisis sanitaria, siguiendo el símil futbolístico “levante la cabeza” para controlar los balones que se le están enviando ahora, estudie nuevas soluciones o soluciones alternativas, para reducir el impacto negativo que esta vuelta a realidad va a producir en unos pocos meses en las empresas dedicadas a este sector, teniendo que asumir plantillas completas, sin ingresos y si trabajos que realizar.

Como dice el refrán “un pesimista es un optimista bien informado”, por eso es necesario, que tanto el gobierno, como el resto de la sociedad, comencemos a barajar soluciones a escenarios futuros poco halagüeños, que nos lleven preservar el máximo de puestos de trabajo y por ende la economía de nuestro país.

Nos toca arrimar el hombro a todos, esta crisis es de todos y para todos.

¡Todavía no hay comentarios! Sé el primero en publicar uno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − uno =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies